Este sábado se desarrolló el sepelio de David José Vallenilla Luis, de 22 años de edad, en el cementerio Jardines de El Cercado, situado en Guarenas, luego de que el pasado 22 de junio fuera asesinado a manos de un funcionario de la policía aérea en los alrededores de la Base Aérea Francisco de Miranda, mejor conocida como La Carlota. Momentos antes del entierro se presentaron varias irregularidades que fueron denunciadas por familiares del joven a El Cooperante.

El viernes 23 de junio en horas de la noche cuando todavía se efectuaba el velatorio de David en la Funeraria El Rosal, en Caracas, David José Vallenilla, padre del manifestante asesinado, recibió una llamada del vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, “donde se le autorizaba velar y enterrar a David solamente hasta las 12 del mediodía del sábado 24 de junio. Incluso luego de la llamada pasaron funcionarios de la PNB por la funeraria”, así lo develó un familiar del joven, quien prefirió no revelar su nombre por miedo a represalias.

Tras esa llamada de la autoridad del Gobierno, el día sábado 24 de junio la directiva de la Funeraria El Rosal le exigió a la familia que sacaran el cuerpo de David a las 10:00 de la mañana y “en el cementerio El Cercado nos dijeron que hasta las 12:00 del mediodía del sábado podían recibir el cuerpo de David para enterrarlo, cuando nosotros teníamos pautado el entierro para el día domingo en la tarde. Después de esa llamada del vicepresidente nos obligaron a agilizar todo y eso no es justo”, reveló otro pariente de David, quien pidió permanecer en el anonimato.

“Nosotros queremos limpiar el nombre de David y que no se siga diciendo que era malandro o terrorista. Era un profesional, seguiremos luchando para limpiar su nombre”, dijo la fuente.

Leave a Response