Salir de Venezuela resulta cada día más difícil, parece que nuestro extenso país se convierte en una especie de isla rodeada por tierra -y agua-, donde costearse un boleto aéreo puede ser inaccesible para muchos y donde salir en balsa, como en Cuba, ya es una opción que otros consideran.

La hiperinflación que golpea a Venezuela, así como el alza del dólar paralelo, han elevado los costos de los boletos aéreos internacionales.

Para viajar a Aruba o Curazao, por ejemplo, un venezolano necesita un promedio de 499.786 bolívares, o lo que es igual a año y medio de trabajo (18 meses).

Por su parte, un boleto aéreo para Miami, en el estado de la Florida en Estados Unidos, puede costar3.753.111,08 bolívares en clase ejecutiva. Para costearlo, un venezolano debería reunir lo correspondiente a 138 sueldos mínimos o lo que sería igual a 11 años de trabajo.

En diciembre, el boleto a Miami en su clase más económica, se conseguía por 1.400.000 bolívares, o lo equivalente 51 sueldos mínimos o 4 años de trabajo.

Si se ingresa en la web de Copa Airlines, por ejemplo, un boleto de Caracas a Miami en febrero puede ubicarse en el exagerado monto de 830 hasta 980 dólares, variando según la fecha.

Para viajar a Guayaquil, en Ecuador, se necesitan 498.110 bolívares en la clase más barata. Para ejecutivos, se debe desembolsillar 1.370.688 bolívares.

Para Manaos, al norte de Brasil y en plena selva amazónica, el boleto cuesta 424.653 bolívares. En clase ejecutiva, el mismo boleto podría costar 768.299 bolívares.

El Pitazo

Leave a Response