Masacre en Puente Ayala ha cobrado la vida de 13 internos

A las 2:30 de la madrugada del martes los habitantes del sector Puente Ayala en Barcelona, estado Anzoátegui, comenzaron a escuchar detonaciones en el penal capitalino, y 19 horas más tarde 13 muertos y 15 heridos era el resultado de la batalla campal.

Todo inició, según contaron familiares de los detenidos del Internado Judicial José Antonio Anzoátegui, cuando un grupo de 15 hombres intentaban tomar el control del área de talleres, la cual estaba liderada por Giovanni Casanova, quien fue la primera víctima fatal de esta masacre.

La muerte de Casanova, quien era conocido como un líder social y propulsor de las actividades de desarrollo en el recinto, encendió la alarma entre la población penal que actualmente alcanza los 7 mil 500 reclusos.

“Los caracas”, habían tomado el control de área que lideraba Casanova, pero un par de horas más tarde, cinco de sus integrantes habían sido ultimados.

Éste grupo de internos había ingresado al penal a mediados de 2016, luego de que fueran arrestados durante un procedimiento realizado por la Operación de Liberación del Pueblo (OLP) en Caracas, y desde entonces dormían en carpas en la entrada del recinto, pues aparentemente no eran bienvenidos al lugar.

Se dice que la restricción que muchos de ellos tenían dentro de la cárcel capitalina los llevó a intentar apoderarse de uno de los edificios del internado, sin embargo, no lograron su objetivo.

Enfrentados

Hasta ahora 13 fallecidos han sido trasladados a la morgue de Barcelona | Foto: Giovanna Pellicani

Las detonaciones se escucharon de bando y bando, y muchos fueron los rumores de que en la cárcel de Puente Ayala habían sido ultimados más de cien reos, adicional a la supuesta fuga de 50 detenidos y la existencia de un fosa común a la que lanzaban a los infortunados.

Pero lo si estaba a la vista de muchos, era la alfombra de sangre que cubría la entrada del penal capitalino, por allí habían pasado los heridos de bala, además, las víctimas fatales fueron lanzadas por algunos internos en el área de fosas del penal a pocos metros del lugar.

La ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, confirmó la muerte de seis reos y 11 internos heridos, sin embargo la cifra era otra.

A la morgue del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf), ubicada en el sector de Boyacá III en Barcelona, han trasladado a 13 cadáveres, mientras que a las salas de urgencia de los hospitales Domingo Guzmán Lander de Las Garzas y Luis Razetti de Barcelona llevaron a 15 heridos de bala.

Valera aseguró que diez de los supuestos responsables habían sido capturados, pero de manera extraoficial se conoció que el grupo de hombres se entregó y pidió traslado a otro penal, lo que hasta ahora al parecer estaban tramitando.

Los cadáveres aún no han sido identificados, sólo se conoce la identidad del líder de talleres, Giovanni Casanova, quien se sabe que era respetado en el recinto.

El hecho violento es comparado con la masacre ocurrida en el lugar, hace más de 15 años, cuando fueron asesinados más de diez reclusos y se dice que a la mayoría los degollaron.

Se estima que el día de mañana sean identificados todos los heridos y fallecidos, además de conocer el pronunciamiento de las autoridades con respecto al hecho.

Hasta ahora se desconoce y si otros fallecidos y heridos continúan en el interior de la cárcel de Barcelona.

El Pitazo

Comentarios