“Me he quedado sin nada” luego del huracán Irma

 

Para algunas familias, como la de Luis Alonso, el paso del ciclón dejó la huella trágica que provoca perder el hogar.

Loíza. Justo en el momento en el que los vientos del huracán Irma se hacían sentir en Loíza, la furia de una ráfaga desprendió de raíz un gigante árbol de pana ocasionando que cayera sobre la casita de madera donde Luis Alonso Díaz vivía con su esposa y tres niños.

En cuestión de segundos el humilde hogar quedó derrumbado. Y de la catástrofe fueron testigos Luis y su familia, quienes ante la peligrosidad que representaba el ciclón decidieron resguardarse en casa de un familiar que vive a pasos de su residencia ubicada en el sector Los Ayala del barrio Medianía Alta.

Allí, desde una de las ventanas observaron el momento en el que la estructura se fue al piso. El mayor de los niños, Christian, de 12 años, lloraba desconsolado. Mientras, sus hermanitos Charelis (10 años) y Luis (9 años) miraban atónitos lo ocurrido junto a su mamá, Leilany Velázquez.

En medio de su inocencia, Christian, le decía bajo sollozos a sus padres que le preocupaba haber perdido una asignación escolar que debía entregar esta semana.

“Yo le decía, no llores… eso no es nada. La volvemos a hacer”, cuenta el progenitor al destacar que, su prioridad, en ese entonces era proteger a su familia.

“Gracias a Dios que me fui de la propiedad con los nenes y evité una tragedia”, comentaba ayer el hombre mientras observaba los escombros.

Luis miraba a su alrededor y trataba de ubicar en el espacio derrumbado dónde estaban los dormitorios de los niños, la sala, la cocina y el baño de la que fue su casa por los pasados 10 años.

FAMILIAS SIN HOGAR EN LOÍZA POR CULPA DE IRMA
 
1338596_loiza7
 
“Mira, allá al fondo está el sofá… y detrás de esa pared que se cayó están los gabinetes y la estufa”, expresó lamentado el hombre que trabaja en un hotel de Río Grande y quien dijo aún estar en “shock” por lo sucedido.

Los niños también trataban de localizar entre la devastación sus pertenencias. “Aquello rosita que ves allí es mi (Little) Pony. ¿Lo ves?”, dijo curiosa la nena. Mientras, el chiquitín de la familia festejaba que sus mascotas, dos gallos y dos gallinas, sobrevivieron al huracán. “Éste se llama Miguelito y este de acá es Lift. A las gallinas yo les digo ‘las gemelitas’ porque son hermanas. Ellos quedaron pillao’s con un árbol pero no se murieron”, relató el pequeño Luis.

Ahora la familia está en el proceso de “recuperar poco a poco” lo perdido.

Para leer el artículo completo pulse aquí

 
“Me he quedado sin nada. Lo único que pude salvar fueron unos papeles importantes y una bolsita de ropa para los nenes. Pero, poco a poco, luchando vamos de nuevo pa’ lante”, expresó esperanzado.
 
1338596_loiza2
 
1338596_loiza4
 

 
1338596_loiza6
 

Fuente La patilla

Comentarios