Ana Elda García y Crescencio Ibarra, los padres de Rubi, la quinceañera cuya fiesta de cumpleaños se convirtió en un fenómeno de masas, fueron víctimas de un fraude a manos de un sujeto que se hizo pasar como represente de artistas.

El nombre del presunto estafador es Bernando Ramírez Portales, y según el relato de las víctimas se hizo pasar por represente del grupo musical ‘Los Cachorros de Juan Villarreal’. Ramirez Portales les hizo firmar un contrato y exigió el pago de varios anticipos, tres en total, que sumaban 105.000 pesos mexicanos (unos 4.800 euros).

En un siguiente vídeo, difundido en facebook por el diario ‘La razón del Altiplano’ los propios padres de Rubí explican con detalle lo sucedido:

Por el momento, nada se sabe del supuesto estafador Bernardo Ramirez Portales, que se haya en paradero desconocido y sin dar señales de vida.

latribuna.hn

Leave a Response